Carta del Obispo para la inauguración del Año de Sant Josep y del Año «Familia, Amoris laetitiae»


07 de marzo de 2021. 08:00h.

Podéis leerla aquí



CON CORAZÓN DE PADRE: Un año dedicado a san José

Con corazón de padre: así José amó a Jesús, llamado en los cuatro evangelios «el hijo de José». Con estas palabras empieza el papa Francisco la carta apostólica Patris corde escrita en ocasión del 150 aniversario de la declaración de san José como Patrono de la Iglesia universal, y al que propone dedicarle todo un año, hasta el 8 de diciembre de este año, orientado a la profundización de su persona, venerándolo como modelo de vida. Será bueno que a lo largo del año busquemos momentos de encuentro en que el estudio, la oración y el compartir nos ayuden a un mayor conocimiento de su persona y de la misión que ha ejercido en la historia de la salvación al lado de María y Jesús.

Aunque os sugiero la lectura meditada y, si es posible, compartida, de la carta apostólica del papa Francisco tal como se ha dado a conocer, os presento un resumen de la misma para poder entrar en materia. En san José vemos un padre amado, un padre en la ternura, en la obediencia y en la acogida; un padre de valentía creativa, un obrero, siempre a la sombra. En el trasfondo de la carta apostólica está la pandemia del COVID-19, que -en palabras del Papa- nos ha hecho comprender la importancia de la gente normal, de aquellos y de aquellas que, lejos de todo protagonismo, practican la paciencia e infunden esperanza cada día, sembrando la corresponsabilidad. Como san José, el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta y, sin embargo, el suyo es un protagonismo como no ha habido otro en la historia de la salvación.

San José, de hecho, expresó su paternidad al hacer de su vida una oblación de sí mismo en el amor puesto al servicio del Mesías. Jesús, en él, ve la ternura de Dios, la que nos hará aceptar nuestra debilidad, porque es a través y a pesar de nuestra debilidad que se realiza la mayoría de los designios de Dios. José es un padre en la obediencia a Dios porque con su «sí» salva a María y a Jesús y enseña a cumplir la voluntad del Padre. Llamado por Dios a servir la misión de Jesús, coopera en el gran misterio de la redención i es verdaderamente un ministro de la salvación. José es un padre en la acogida de la voluntad de Dios y del prójimo; de esta manera vive todos los acontecimientos, asumiendo su responsabilidad en primera persona y, por ello, su forma de acoger nos invita a acoger a los demás sin exclusiones, tal como son, y con preferencia por los más débiles.

San José, un padre valiente y creativo, ejemplo de amor a la Iglesia y a los pobres. El papa Francisco trata de su valentía creativa, la que surge sobre todo en los momentos de dificultad y que da lugar a recursos inesperados; por ello, el carpintero de Nazaret sabe transformar un problema en una oportunidad, poniendo la confianza siempre en la Providencia y, por ello, es también, un padre que enseña el valor, la dignidad y la alegría del trabajo. De ahí nuestro compromiso para que no haya ningún joven, ninguna persona, ninguna familia sin trabajo. Un padre que actúa en la sombra, descentrado por amor a María y a Jesús, ¡y eso ya lo dice todo!


0 COMENTARIS