Eucaristía presidida por el Obispo por todas las víctimas de la Covid y otros difuntos


03 de noviembre de 2021. 09:00h.

Toda la Iglesia se unió en oración, acompañando en el duelo a tantas personas que se han visto afectadas por la terrible pérdida de sus seres queridos.



El martes 2 de noviembre, día de los fieles difuntos, se celebró por segundo año consecutivo una misa funeral por el eterno descanso de las víctimas de la pandemia de COVID-19 y de todos los difuntos. Una eucaristía celebrada en la Catedral, en la que toda la Iglesia se unió en oración, acompañando en el duelo a tantas personas que se han visto afectadas por la terrible pérdida de sus seres queridos.

El año pasado, la misa funeral se llevó a cabo a finales de julio, toda vez que la situación sanitaria y las medidas de seguridad lo permitieron. En 2020, a causa del estado de alarma y el confinamiento consiguiente, no se pudieron celebrar ordinariamente las misas funeral de muchas personas. Por ello, se invitó especialmente a las familias de los difuntos por esta enfermedad, más de 100, a los que se reservó un lugar específico. Ante el altar se representaron las 224 víctimas hasta el momento en las Baleares por esta pandemia con tantos otros pequeños cirios encendidos.

Este año, de igual manera el obispo de Mallorca, Mons. Sebastià Taltavull, ha querido celebrar esta eucaristía en sufragio de todas las víctimas de la pandemia, un número que a día de hoy sigue aumentando hasta llegar casi a mil.

En su homilía, Mons. Taltavull incidió en que "hoy es un día para rezar, porque la lectura cristiana desde Jesús y el Evangelio nos quiere dar fuerzas, la fuerza de la esperanza, el coraje del consuelo y el ardor de la confianza." Asimismo, recordó las palabras de Jesús: "Yo soy la resurrección y la vida, los que creen en mí no morirán para siempre."

La celebración pudo seguirse en todo momento por streaming desde la Catedral.


0 COMENTARIS