Comunicado del Obispado de Mallorca


11 de noviembre de 2021. 18:00h.

Ante los hechos ocurridos a raíz de la retirada del monumento a los "caídos" en la villa de Son Servera



Ante los hechos ocurridos a raíz de la retirada del monumento a los "caídos" en la villa de Son Servera, queremos puntualizar algunas cuestiones a fin de evitar malas interpretaciones par que de una vez se acabe esta confrontación:

- Las declaraciones del obispo Sebastià Taltavull, y del párroco de Son Servera, Mn. Jaume Mercant, expuestas en diferentes situaciones, no han cuestionado en ningún momento el cumplimiento de la ley de Memoria histórica, sino la forma en que se trataron los símbolos religiosos que ya se encontraban descontextualizados. En ningún momento fue su voluntad entrar en consideraciones ni juicios de cariz político o ideológico. La cuestión era sencillamente de sensibilidad religiosa y de respeto. Así se manifestó a las autoridades civiles correspondientes y, concretamente en la visita que el Obispo realizó inmediatamente a la alcaldesa de Son Servera.

- Todas las conversaciones mantenidas por el Obispo con las personas directamente afectadas forman parte del ámbito privado, corriendo el peligro de ser mal interpretadas si se extraen de este ámbito, sobre todo cuando se han publicado artículos en la prensa y escritos en las redes sociales que hieren directamente la dignidad de la persona y que la juzgan fuera de contexto. Su voluntad desde el inicio fue la de clarificar la situación y defender a la persona de Mn. Jaume Mercant ante las acusaciones recibidas, y al mismo tiempo, a través del diálogo, poder llegar a una verdadera comprensión con todas las partes y poner las cosas en su lugar. Toda comunicación, si es verdaderamente humana, nos debe acercar, nunca distanciar.

- Más aún, Mn. Jaume Mercant ha demostrado en estos años de ministerio sacerdotal al frente de las parroquias de Son Servera, St. Llorenç y Son Carrió, a él encomendadas, ser un pastor diligente y entregado a sus comunidades cristianas. Este hecho ha quedado demostrado en muchas y diversas ocasiones, tanto en los momentos más festivos i alegros en los pueblos a los que sirve, como en los más dolorosos que por desgracia han tenido que vivir, especialmente en ocasión de las inundaciones de Llevant, donde en cuerpo y alma, como párroco al servicio de todos, se dio del todo, haciendo de la parroquia un espacio de acogida y ayuda a los que más lo necesitaban. Por ello, el Obispo le manifiesta, como siempre ha sido, su plena confianza, la cual se ha ido demostrando hasta el día de hoy. Es deseo unánime dejar zanjada esta cuestión y tratar de construir juntos, por encima de ideologías y creencias, y sobre todo con gestos de paz, una convivencia digna de todos.


0 COMENTARIS